El seguimiento de hábitats es una labor fundamental en la gestión de los espacios naturales, para asegurar su conservación o el mejor aprovechamiento de los recursos que en ellos se realiza. A través de teledetección podemos conseguir información que puede asociarse a algunos parámetros concretos que predicen la evolución de los diferentes hábitats.

Este servicio es útil tanto para administraciones públicas, relacionado con el seguimiento periodico que deben hacer por ejemplo de los espacios de la Red Natura 2000, como para gestores privados por ejemplo en fincas de caza, monitoreando la evolución de sus cotos, o en plantaciones productivas o de otros recursos forestales, para asegurar la correcta evolución de sus aprovechamientos.

Seguimiento habitats

SECTOR PUBLICO
Seguimiento Red Natura 2000

El artículo 11 de la Directiva Hábitats establece para los Estados la obligación de mantener una vigilancia del estado de conservación de las especies y de los hábitats de interés comunitario.

El artículo 17 estipula así mismo que los Estados miembros deben elaborar cada 6 años un informe sobre la aplicación de las disposiciones que hayan adoptado en el marco de la Directiva. Dicho informe debe incluir información sobre las medidas de conservación a que se refiere el apartado 1 del artículo 6, así como la evaluación de las repercusiones de dichas medidas en el estado de conservación de los tipos de hábitat del Anexo I y de las especies del Anexo II y los principales resultados de la vigilancia a que se refiere el artículo 11.

A través de teledetección, en un proceso similar al implementado en los inventarios LiDAR, podemos asociar las variables obtenidas por diferentes fuentes, como las sondas multiespectrales de satelite, o los vuelos LiDAR del PNOA, con los parámetros que se deben reportar cada 6 años. Algunos de estos parametros tienen una correlación directa con la información obtenida por teledetección, como alturas de masas arboladas o indices de cobertura, mientras otros deben asociarse a través de algoritmos de modelizaje.

Nuestra empresa desarrollá metodologías concretas para cada tipo de hábitat y realiza las comparaciones oportunas entre nuestros sistemas de muestreo y los tradicionales utilizados por la administración.

SECTOR PRIVADO
Gestión de fincas de caza

Uno de los condicionantes principales a la hora de realizar la gestión en las fincas de caza es el hábitat. Cada especie cinegética, tanto de caza mayor como menor, requiere de espacios con condiciones diferentes que les permitan desarrollar las actividades propias de su especies. Por tanto los gestores de las fincas de caza deben velar porque estos diferentes hábitats estén presentes en sus fincas y evolucionen de una manera adecuada a las necesidades de las especies.

A través de una metodología de seguimiento específica para cada finca, nuestra empresa puede monitorear las diferentes áreas de una finca con una precisión y periodicidad marcada (incluso de solo 5 días) con el objetivo de alertar de los cambios que se estén produciendo y proveer de la información necesaria que permita tomar decisiones de gestión oportunas, ágiles y eficientes.

Esta información unida con censos de especies cinegéticas bien realizados puede asegurar una gestión mucho más eficiente, enfocando los recursos solo allá donde sean completamente necesarios y asegurando un mejor rendimiento económico del aprovechamiento cinegético.